Por: Juan Camilo López Preciado

Muchas veces olvidamos quienes somos realmente, de dónde venimos e incluso hay a quienes olvidamos en el camino por cumplir nuestros sueños. Esta película nos muestra cómo una simple decisión puede hacer que tu mundo quede “patas arriba”.

Todo comienza con un ambiente que conocemos bien: la familia. Un grupo de individuos que a pesar de sus diferencias se quieren y se aman por como son, sin embargo, no todo es color de rosa cuando salen las diferencias a flote y así es como comienza la historia.

Un padre estricto intentando cambiar la decisión de su hijo, una hija con un marido egocéntrico, una esposa con falta de cariño, un hijo convencido de volverse cura al que nunca le han dicho “no”, y como si fuera poco, un pastor ex-convicto que ahora pronuncia la palabra del señor de manera poco ortodoxa ¿Una historia cómica?, ¿Un drama incesable?  ¿O un sinfín de situaciones particulares?

Esta historia nos muestra como un prestigioso y estricto médico padre de familia, se ve envuelto en diferentes situaciones que poco a poco debilitan su núcleo familiar, las cuales terminan por llevarlo a convivir con la persona menos agradable para él, sin saber que cambiará su vida de la manera menos esperada.

Esta película es para aquellas personas que quieran sonreír, llorar y aprender un poco de quienes son realmente, una película que no podrán olvidar y que disfrutarán con una verdadera sonrisa en su cara.